lunes, 2 de mayo de 2011

El amor y otras cosas imposibles

¿Qué decir de esta película? Ni yo mismo lo sé. Es una peli con alma y sentimiento pero sin garra, sin algo que te haga quedarte, sin hilo conductor. Cuenta una historia lenta, con un principio prometedor pero que poco a poco se estanca y pasa a convertirse en una vida rutinaria, un día a día. Las intenciones son buenas, las actuaciones son buenas, pero todo se vuelve lento, se hace largo.

El reparto es el gran reclamo de la película: una gran Natalie Portman, que durante toda la trama consigue transmitir esa inseguridad, esa presión, esa ternura, culpabilidad también, ese miedo e incluso ese sentimiento de injusticia con el que la vida parece tratarla. De verdad me parece una gran actuación. Lisa Kudrow también hace un gran rol, de esposa despechada, de madre que incluso llega a perder el norte con tal de herir, cegada por la rabia de haber sido abandonada. El pequeño tiene un papel peculiar: hace que el espectador sienta una especie de amor-odio hacia él. Con sus insistentes preguntas hace que la forma de actuar que adopta Natalie con respecto a él sea incluso incomprensible en numerosas ocasiones, pero no hay que olvidar que el niño no deja de ser una víctima del mundo de los adultos, de sus problemas, de sus idas y venidas. Y Natalie es la única que parece pensar en él, a pesar de tener todo en contra.

Se cuentan aquí otra serie de historias totalmente secundarias pero que en conjunto son un fiel reflejo de la vida diaria, de los problemas del amor, del matrimonio, de lo inesperada que es la vida, de como ésta puede cambiar de un día para otro. La pelí por tanto se compone de sentimientos encontrados, amor y ternura, odio y venganza, perdón y respeto, dudas y certezas... todo eso mezclado, sin dejar nunca claro el espectador de cuál es el principio y cuál el final de la historia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada