lunes, 23 de enero de 2012

50/50

Uno de mis actores favoritos, en una nueva peli que trata sobre el cáncer, una peli que a pesar de hablar sobre esta devastadora enfermedad se presenta con tintes de humor y con ciertos toques de amor... ¿Se puede pedir más? Hablo, como no, de lo último de Joseph Gordon-Levitt, 50/50. 


La película trata sobre como a un joven de 27 años se le diagnostica un cáncer, sobre como lo afronta con los suyos en su vida diaria, sus idas y venidas, sus amores y desamores. Visto así es todo un dramón, pero si sumamos que su padre es un enfermo de alzheimer al que su madre debe cuidar las 24 horas, pues la cosa se complica más aún. Sin embargo no tenemos esa sensación salvo en contados minutos. Al contrario: por muchos males que sucedan no puedes dejar de sonreír; siempre hay algo por lo que merece la pena vivir, aunque sea solo una sensación que nos da la gran banda sonora.

He de decir que desde el segundo uno tuve reminiscencias de "500 days of Summer", peli en la que Gordon-Levitt es también protagonista, y que en cuanto a estética, al modo en que suceden las cosas, como se desarrollan, juraría que bebe de dicha cinta. Pero el director no tiene nada que ver, ni el resto del reparto... solo el protagonista y su vestimenta, absolutamente la misma, estilo informal pero elegante. Estoy empezando a ver a este gran actor dentro de esas camisas y corbatas aderezadas con una informal sudadera... Pero es que la cara infantil de Joseph ayuda y mucho a que se le presenten este tipo de papeles. ¡Ya madurará!

Con un reparto de lujo, a mi parecer, que cuenta con Anjelica Huston en el papel de la madre del enfermo, o la cada vez más popular y carismática Anna Kendrick, que desde Up in the air tiene un algo especial para mi, un no sé que, un qué se yo, que me cautiva. Los dos papeles son muy diferentes. La "mamá" a la que el enfermo aleja por ser demasiado sobreprotectora, por ser una madre con todas las de la ley, me parece un tanto forzado al estilo americano. Ningún enfermo de cáncer con 27 años rechaza a si madre en un momento así. El papel de la Huston, o la perspectiva que se le da, si me parece realista: se siente apartada y está ausente, con un marido que a la vez es un segundo hijo, un hijo muriendo. Pero resulta que no está tan alejada del problema, ya veremos el porqué. El papel de Kendrick, terapeuta de Joseph, pues está bastante claro y es muy muy predecible, pero me gusta como ella lo interpreta. Como dice el amigo del protagonista, "todas tus ex son odiosas", pero a ella se le coge cariño desde el instante en que la vemos. 

Y que decir sobre la relación de amistad entre los dos personajes masculinos. Un poco sobre actuado, con tintes hollywoodienses, como no podía ser, ya que en una situación así nadie se lo toma con tanta naturalidad y fanfarronería, pero nos ayuda a entender  y a ver que la amistad es de verdad, y que hay que afrontar la enfermedad con naturalidad, lidiar con ella, y que de nada vale el dramatismo. Pero como dije, ante una enfermedad así no vuelcas todo el peso en tu mejor amigo, sino en la familia (en la mayoría de los casos, por supuesto).

Y aunque tras ver la película he tenido una noche loca, soñando que tenía cáncer, y aún siento esa sensación estando despierto, lo más seguro es que se deba a mi hipocondría... puntúo a la peli con un 8, por ese buen rollismo y ese aire nuevo y positivo con el que enfoca la situación ante una de las enfermedades más mortales y crueles de nuestros tiempos, de la cuál, se puede salir, y a la cúal hay que afrontar con toda la fuerza posible. Un abrazo enorme a todos los que directa o indirectamente la hemos sufrido. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada